La llegada de los ejércitos cristianos a Jerusalén supusieron más un problema que un alivio, estuvo plagada de peleas entre los líderes y fue un verdadero quebradero de cabeza para el imperio bizantino

https://www.larazon.es/cultura/20220625/yczurs3rsrhdlmi7bptixzh3xy.html