Un proyecto pionero del investigador español Pau de Soto trazo un mapa minucioso de la red de comunicaciones del Imperio romano de Occidente.