Hace 25 millones de años, una mutación genética dejó a nuestros antepasados sin este apéndice y abrió la puerta a enfermedades como la espina bífida

https://elpais.com/ciencia/2021-11-04/los-hominidos-se-quedaron-sin-cola-de-repente-y-no-por-una-perdida-progresiva.html