Aunque España es la décima potencia por publicaciones científicas, ni huele los mayores premios de la ciencia. La financiación y la endogamia lastran la excelencia