Las miradas tan sensibles de hoy nos habrían impedido ver a la niña víctima del napalm en Vietnam, pero hay que mirar a la muerte

https://elpais.com/elpais/2020/04/09/opinion/1586425273_740697.html