En la era soviética, los mosaicos eran prevalentes en la mayoría de las ciudades para que los ciudadanos disfrutasen y se inspirasen de ellos. Debían reflejar la modernidad y el progreso y glorificar a los líderes que los planearon.

https://www.larazon.es/cultura/historia/20211119/fwr7zllc3va63j663qxr4pko7i.html