El 17 de octubre de 1815 desembarcó en la isla y durante las primeras semanas se alojó en una pequeña habitación, situada bajo un granero. Años más tarde murió, en 1821, en la isla de Santa Elena, en mitad del océano Atlántico, donde fue deportado tras la derrota de la “Grande Armée” en Waterloo.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/napoleon-y-su-destierro-y-muerte-santa-elena_7243