Las chicas bien de hace tres siglos comían barro para ir a la moda, mantener una tez blanquecina y gustar al mozo elegidohttps://elpais.com/ccaa/2019/08/01/madrid/1564653531_353589.html