El presidente de Estados Unidos tenía un sueño, «visitar China antes de morir», y, así, las diplomacias se pusieron manos a la obra para lograr un encuentro histórico que ahora cumple 50 años

https://www.larazon.es/cultura/20220220/qvm4ez6a25dfbb4imwtjujnlx4.html