En un principio, podríamos pensar que los occidentales de los siglos pasados se abstenían de sonreír para los retratos para evitar mostrar su mala dentadura. No obstante, la mala higiene dental era tan común que no se consideraba un detractor del atractivo de la época

https://www.larazon.es/cultura/20220526/zwyfchbnwnerlaeqosp72mli44.html