Los historiadores no están del todo seguros de que el grandioso banquete, 320 platos con los Ocho Manjares de la Montaña, de la Tierra y del Mar a deglutir durante tres días, sea algo más que una leyenda, pero supone otra constatación de cómo la comida se convirtió desde el principio de los siglos en algo que va más allá de los sabores o las reuniones en las que se disfruta: un símbolo de poder, económico y político, también personal.

https://www.lavanguardia.com/historiayvida/20201220/6126885/siete-grandes-banquetes-comio.html