Por norma general, la vida pública en la antigua Roma estaba limitada a los hombres. Sin embargo había un grupo de mujeres que gozaban de un estatus especial: eran las vestales, las guardianas del fuego sagrado de la diosa Vesta.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/vestales-guardianas-fuego-sagrado-roma_15367