Hace 200 años, el ejército cargó en Manchester contra 60.000 manifestantes: 18 muertos y 600 heridos