La razón por la que los monumentos están siendo ahora agredidos o destruidos es la inadecuación actual de su ejemplaridad moral. Lo cual es inobjetable, pero significa no tener en cuenta la historia

https://elpais.com/opinion/2020-07-11/y-repintar-sus-blasones.html