Hubo prisa por acabar con él. La orden de la sentencia no pudo esperar

https://www.larazon.es/cultura/historia/20211214/kpxi4r4dqbhuvenhas5ewufj24.html