Una excavación arqueológica en el oeste de Turquía descubre los restos de un hombre y su perro, las primeras víctimas de las que se tiene constancia que sufrieron las consecuencias de una de las erupciones volcánicas más destructivas registradas

https://www.larazon.es/cultura/20220126/ir6ds5n735fsznw26rtzhdi3qu.html