Considerada como la tercera batalla más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial, durante la lucha que tuvo lugar entre norteamericanos y japoneses por la liberación de Manila, ya durante los compases finales del conflicto, los soldados nipones que quedaron en la ciudad se dedicaron a asesinar sistemáticamente a la población civil, filipina o no. Los asesinatos y los bombardeos causaron miles de víctimas y destruyeron casi por completo la capital de Filipinas.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/batalla-que-destruyo-manila_16827